Salvia Hispánica

La Salvia Hispánica es usualmente conocida a partir de sus semillas, a las que se les da el nombre de “Chia”; y es una de las especies vegetales con la mayor concentración de ácido graso Omega 3. Alcanza el metro de altura, y tiene flores de un color entre púrpura y blanco. Estas flores suelen aparecer durante el verano, y son hermafroditas.

ejemplares de salvia hispánica

Lo más consumido de esta variedad son sus semillas, ricas en mucílago, fécula y aceite. Suelen remojarse en agua, para que libere su mucílago y formen un líquido gelatinoso. En algunas partes del mundo, especialmente en México, se le da sabor con esencias o jugos vegetales, y se la consume como bebida.

Semillas de salvia hispánica

La semilla es el cereal con más alto contenido de Omega 3; substancia no producida por el organismo humano. Su consumo ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y arterioesclerosis. Suele triturarse, para aprovechar mejor sus componentes. Los ácidos grasos Omega 3 también aumentan el tiempo de coagulación y disminuyen la viscosidad sanguínea; evitan dificultades en el aprendizaje y desórdenes neurológicos y psiquiátricos. Las hojas de esta planta pueden ser calentadas y aplicadas como cataplasmas en zonas con dolencias musculares.

Sus semillas también son molidas para preparar una harina llamada “pinole”, muy fina y de sabor intenso. No posee gluten, por lo que es ideal para celíacos. Por el contrario, posee calcio, hierro, fósforo, vitamina A, potasio, magnesio, niacina y zinc. Contiene antioxidantes naturales, y es excelente para tratar la anemia. Reduce los niveles de triglicéridos, y glucosa.