Salvia para los síntomas de la menopausia

La salvia es una de las plantas medicinales más utilizadas y efectivas para calmar diferentes dolencias. Sus cuantiosas propiedades se han aprovechado desde la época de la Antigua Grecia hasta nuestros días y aún hoy se la considera milagrosa por la efectividad que posee. Si bien actualmente se conoce el por qué de todos sus beneficios y otros remedios sintéticos han podido reemplazarla, su presencia primaria en la medicina alternativa es innegable.

Los beneficios de esta planta en la menopausia

Al igual que otras plantas y productos orgánicos, la salvia contiene entre sus componentes a sustancias denominadas fitoestrógenos, las cuales funcionan en forma similar a los estrógenos producidos por el cuerpo y pueden suplirlos en el caso de que falten, como en la menopausia. Gracias a ellos, las mujeres que atraviesan esta etapa y consumen salvia para sustituir su estrógeno faltante no padecen los síntomas más notorios que produce esta condición, algunos de ellos muy molestos e invalidantes.

Una planta ideal para los síntomas de la menopausia

La salvia puede consumirse de muchas formas, ya sea en forma sólida por medio de tabletas o cápsulas, como aceite esencial o utilizando sus hojas secas para realizar infusiones. Tomándola regularmente y con permiso médico o de un especialista, signos como los sofocos, sequedad de piel o cambios en el humor pueden ser fácilmente revertidos. Además, esta hierba también actúa sobre el sistema reproductor a la hora de calmar los dolores, hemorragias o diarreas provocadas durante el período menstrual gracias a su capacidad antiespasmódica y astringente.

Ejemplo de aciete de la salvia

Otros beneficios que tiene la salvia para el organismo involucran su aplicación en casos de trastornos digestivos, funciona como cicatrizante, combate procesos inflamatorios e incluso tiene un papel activo en el descenso de la glucemia, lo que ayuda contra la diabetes. También funciona como antisudorífica, deteniendo la secreción de las glándulas sudoríparas en aquellas personas que sufren un exceso en la producción del sudor.

Contraindicaciones de la salvia

Si bien sus propiedades brindan muchos más beneficios que contras, existen algunas indicaciones que deben tenerse en cuenta para no tener efectos indeseados con la salvia. Uno de sus componentes, denominado thuyona, resulta ser neurotóxico a grandes dosis y puede causar daños severos a nivel del sistema nervioso, incluso convulsiones. También se encuentra contraindicada en casos de embarazo, lactancia e insuficiencia renal.

Ateniéndose a las indicaciones para su consumo moderado, la salvia tiene la cualidad de curar y aplacar signos y síntomas diversos, por eso debe ser una hierba de cabecera para tenerla en cuenta como un suplemento cotidiano.