La planta de salvia

La salvia es una planta perenne con muchos usos, tanto ornamentales como gastronómicos, aromáticos y medicinales. Existen alrededor de 900 variedades en todo el mundo, de las cuales la gran mayoría alcanza el metro de altura y tiene flores muy bellas, apostadas en ramilletes.

Suelen prepararse aceites aromatizantes a partir de ella. Son muy usados especialmente para crear ambientes de relajación, así como se los puede aplicar en vapores, masajes o baños termales a personas exaltadas. Al mismo tiempo que relaja, estimula el sistema nervioso central y actúa como regulador de las hormonas. Esta faceta de la Salvia es muy beneficiosa para tratar casos agotamiento mental, o apatía.

planta de la salvia

Es hipoglucémica, es decir que ayuda a reducir el exceso de azúcar en sangre. También se la usa para curar úlceras o heridas, y puede prepararse con ella gárgaras para desinflamas la boca o la garganta. Este efecto antiespasmódico también sirve a la hora de controlar dolencias estomacales, reduciendo los procesos gástricos intestinales.

Tiene propiedades emagogas. Disminuye los síntomas de la menstruación a niveles tolerables y facilita el vaciado sanguíneo, lo que reduce la hinchazón al mismo tiempo que alivia los dolores de cabeza.

También ayuda a disminuir la sudoración excesiva, al mismo tiempo que elimina los malos olores. Esto puede aplicarse inclusive al mal aliento o al olor de los pies.

En gastronomía, suelen utilizarse las hojas para condimentar spaghetti, carnes y quesos. Sin embargo, su aceite esencial no debe ser consumido, ya que podría resultar tóxico.

Algunas variedades de Salvia tiene efectos psicoactivos, la mayoría de las veces desagradables y muy potentes.

Es importante no consumir salvia durante el embarazo, debido a sus propiedades abortivas, y tampoco suministrarla a niños menores de seis años.