Salvia en infusión

Los componentes activos presentes en la Salvia, responsables de sus muchos usos y beneficios como medicina natural, son extraídos de sus flores y de sus hojas, recogidas especialmente poco antes de la floración, momento en el que presentan mayor concentración de substancias beneficiosas.

El té de salvia es una de las formas más prácticas de consumir esta planta y aprovechar sus beneficios.

Infusión de salvia o té

Puede ser un excelente tónico estomacal, o un gran regulador del período en las mujeres, teniendo también beneficios a la hora de reducir la sudoración excesiva. También puede disminuir la fiebre, ayudarnos a combatir bacterias en el organismo, combatir la inflamación  bucal, de las encías y de la garganta, disminuir los dolores de cabeza y ayudarnos a tratar úlceras estomacales.

Para preparar esta infusión necesitamos:

-5 o 6 hojas de salvia

-1/4 litro de agua

Dejaremos las hojas de salvia durante 15 minutos en el agua hirviendo. Una vez cumplido este tiempo, colaremos la infusión y lo tomaremos preferentemente caliente y después de las comidas, dos veces por día durante 5 días.

También se le puede agregar limón o miel de abeja a gusto.

No se recomienda su ingesta en mujeres embarazadas ni en niños.