Aceite de Salvia

El Aceite esencial de Salvia es usado principalmente como aceite aromático.

Por su aroma sensual y relajante, se dice que es el “aceite esencial por excelencia para la mujer”. O quizá debiéramos decir “para las parejas”, ya que su concentración de estrógenos y su efecto estimulante sobre el sistema nervioso y sobre la testosterona lo convierten –tome nota- en uno de los aceites más afrodisíacos que se conocen.

Estas cualidades son también aplicables durante una depresión o agotamiento mental y físico. No sólo actúa como estimulante del sistema nervioso central y regulador de las hormonas, sino que además relaja los músculos, ayuda a superar la apatía y alivia la presión interna.

aceite de salvia

Es muy usado en los enfermos de alzhéimer. Las substancias presentes en este aceite estimulan a los neurotransmisores y ayudan a la memoria. Las enfermedades psiquiátricas son también blanco de este tipo de tratamientos.

Su aplicación sobre la piel seca puede ser muy beneficiosa. Un gran remedio contra la caspa, el acné juvenil e incluso el cabello graso.

También se utilizan vahos de Salvia para aliviar afecciones del sistema respiratorio, como ser asma, congestiones o infecciones de las vías respiratorias.

Este aceite esencial no debe ser consumido en estado puro, ya sus niveles de concentración naturales podrían resultar tóxicos. También se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas junto con el aceite de una variedad específica de Salvia: la Salvia Esclarea. Esta subespecie produce un efecto narcótico que exacerba la borrachera. Su ingesta no debe tener lugar durante el embarazo, la lactancia, ni ser suministrado a niños menores de 6 años.